Swatch, los relojes años 80, un regalo siglo XXI

Regalar en Navidad recuerda a la Odisea de Ulises. Como la sirenas o el cíclope, mil pruebas, escoger un regalo se convierte en una larga búsqueda interminable. Por suerte, o por desgracia, en los últimos tiempos el constante revival de la moda y los gustos, ha marcado la vuelta de los años 80, justo la que mejor conocen la generación que tiene entre 30 y 40 años. Una generación en pleno auge consumista, por otra parte.

Vuelven productos y colores, un poco ridículos y con ellos objetos que habían desaparecido durante los últimos 10 o 15 años. Por ejemplo los tocadiscos o los relojes Swatch, objetos que pueden convertirse en regalos ideales, es decir el presente ideal para terminar nuestra odisea.

Un New Gent en un curioso color lila-lavanda.
Un New Gent en un curioso color lila-lavanda. Clásico, preciso y elegantemente moderno.

Los relojes son regalos habituales en la Navidad, a veces sin mucha gracia ni demasiado éxito. Sin, embargo si regalamos un Swatch, con su diseño clásico y sus colores divertidos podemos dar en el clavo, sobre todo ahora que esta de moda.

La marca suiza (Contracción de Swiss y watch) inventó el concepto y la serie Swatch Gent en 1983. Nicolas G.Hayek buscaba un reloj de cuarzo barato, con correa de plástico para competir con las marcas asiáticas. La serie Gent compatibilizaba un precio asequible y una gran calidad (reloj a prueba de golpes, estanco y preciso), lo que automáticamente le hizo famoso. Millones de relojes Swatch se vendieron en los 80 y 90. Ahora con la nueva serie New Gent, esperan repetir éxito.

Las novedades de New Gent son una gran variedad de colores y series especiales asociadas a otras marcas como Mercedes Benz o países, como los New Gent México. A la diversidad de colores se une una mayor anchura de la caja del reloj, todo ello sin restar un ápice a la calidad de los materiales y al acabado de este reloj que sigue fabricándose en Suiza. ¿Así que, por qué no regalar precisión suiza por Navidad o Reyes?

Pros

Precio asequible unido a una marca de calidad y un diseño reconocido.
Precisión, resistencia.
Colores modernos.
Recuerda los 80, apela al sentimentalismo de las personas no tan jóvenes de hoy en día

Contras

Se trata de “un simple reloj”, sin teléfono, Internet, GPS etc… Para los más jóvenes puede ser simple o “inútil”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *