Estamos en plena época del amor, la primavera se acerca y también el día de San Valentín. Los días son más largos, hay más luz, los árboles y las flores están en ese punto donde tarde o temprano comenzarán a explotar. Empieza una época de sensaciones, de olores, de sabores donde los sentidos se van despertando y se ponen a prueba continuamente. Reaccionamos ante una mirada, un gesto, un cuerpo en movimiento…Es un momento propicio para el amor. Y estamos dispuestos a ofrecer a nuestro amado o a esa persona que nos hace vibrar, un regalo diferente, no precisamente el más tradicional para San Valentín, algo original con lo que jugar a disfrutar, a vivir la relación en pareja de la mejor forma posible, con todos nuestros sentidos…

Los preservativos multiplican el placer con sus nuevas formas

Los preservativos multiplican el placer con sus nuevas formas

Y para eso está ese mundo de los preservativos que, desde que comenzaron a producirse hasta ahora, ha evolucionado mucho. En realidad, lo que ya era una revolución en sí mismo, un objeto para evitar embarazos no deseados o para protegerse contra enfermedades contagiosas, en los últimos tiempos se ha revolucionado todavía más. Ya que ahora, los preservativos, además de tener su función original, sirven también para divertirse y excitarse. No hay un único modelo liso y simple, sino que tienen formas anatómicas, para que sean más fáciles de poner, tienen formas estriadas, son más o menos delgados, o tienen lubricante, para que la estimulación y las sensaciones sean más intensas, e incluso tienen sabores, lo que pone a funcionar otros sentidos fundamentales en el amor.

Y no sólo eso, es todo un mundo por explorar del que estamos hablando. No se trata sólo de condones, si no también de otro tipo de productos, como lubricantes que hacen que todo sea más placentero y divertido; o vibradores para experimentar con nuestra pareja otras sensaciones nuevas, y salir un poco de la monotonía. Por no hablar de todos los juguetes eróticos que hay ahora en el mercado y que nos abren las puertas a un mundo diferente para que aprendamos a conocer nuestro cuerpo y el de la persona con la que estamos, y para que pasemos momentos divertidos, excitantes y plenos de placer.

Seamos osados ahora que se acerca el día de San Valentín, y hagámosle a nuestra pareja un regalo que no espera para nada, que conseguirá que le regale a usted esa sonrisa cómplice que espera. Un regalo nada clásico, más bien bastante original que, más que nada, sorprenderá y provocará emociones inconfesables…

Pros.
Regalo original, atrevido, divertido.
Barato.

Contras.
Habrá quien piense que es un regalo tal vez demasiado directo o poco elegante. Pero depende de la relación entre las personas, de las propias personas y de su sentido del humor.

Comparte Blog Regalos en:
Share: