El rugby un deporte honorable, un regalo atractivo.

Tras la resaca del amor, San Valentín se aleja para dejarnos abandonados durante un año. Esperemos que no sea así y que la llama del amor, agitada y alimentada por el romanticismo de las velas de San Valentín no se apaguen en todo el año. Cierto es que hay que pasar la página de los regalos amorosos, y nuestra página como se dedica a ello, comienza a escribir otra página diferente.

El francés, Sebastian Chabal, una de las estrellas del rugby mundial percutiendo a los pumas argentinos.
El francés Sebastian Chabal, una de las estrellas del rugby mundial, percutiendo a los pumas argentinos.

La primavera ya asoma sus primeros reflejos a finales de febrero. La naturaleza se apresta a renacer una vez más y nuestros pensamientos pueden cambiar, ir pasando del gris, el negro, el marrón al verde, al amarillo y al rojo. La playa ya no está tan lejos, por lo que podemos comenzar a ponernos en forma de nuevo, a agitar nuestros anquilosados huesos y músculos para disfrutar del tiempo, del buen tiempo.

El deporte debería ser un disfrute, una mezcla de esfuerzo amateur, de espíritu de grupo y de objetivo que no necesita conseguirse. La victoria es siempre una bella recompensa pero no lo es menos una derrota meritoria. Algo que los aprendices de futbolistas deberían comprender. Por ello hoy romperemos una lanza por un deporte que es España y la mayor parte de América Latina no es nada popular, el Rugby. Es rugby hoy en día es uno de los deportes que más merecen llevar ese nombre. Como decíamos poco popular y mediático en todo el mundo hispano, sin embargo Argentina y en menor medida Uruguay y Brasil, salvan el honor iberoamericano. En Francia y el Reino Unido, y en las antípodas, el rugby es uno de los deportes principales, un juego en que la fuerza y la inteligencia son capitales, un deporte donde los equipos se respetan y donde el vencedor aplaude y es aplaudido por el perdedor.

Regalar un polo de cualquiera de las selecciones punteras, de los equipos irlandeses, franceses o ingleses, muestra más allá de la estética una cierta filosofía donde para ganar todo vale mientras sea honorable, donde no hay nada más honorable que perder ante alguien superior. La aparente rudeza está teñida de gestos de sabiduría y de la solidez que el equipo otorga, una solidez, un equipo donde no hay estrellas  que no salgan teñidas del barro, el sudor y la sangre.

Un regalo que coincide con el Torneo de las 6 naciones donde Francia e Inglaterra dominan. Una forma de pensar en mundo tal vez, más interesante si cabe en este año de Mundial, donde Australia, Nueva Zelanda y Australia competirán por el cetro universal y Argentina y Uruguay estarán presentes. Que el mejor gane. No hay duda en el rugby siempre gana el mejor, no hay trampa posible.

Pros

Regalo deportivo original y honorable. Las camisetas de rugby se pueden utilizar para vestir. Envío rápido y calidad asegurada. Camisetas originales.

Contras

Como siempre la cuestión de las tallas. Preste atención para no comprar la camiseta equivocada.


Un temible haka mejor, dos, por las selecciones de Nueva Zelanda y Tonga.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *